“Un pueblo no representa tanto una acumulación

de ideas y teorías, como de obsesiones”.

 –Emil Cioran

 El gobierno de Andrés Manuel López Obrador aún no entra en funciones, pero parece que todos los ojos del país se centran en las acciones del tabasqueño y su equipo de trabajo. Su casa de transición se ha vuelto el epicentro de las noticias diarias en el país, desfile de solicitudes ciudadanas y está a un paso de convertirse en uno de los sitios turísticos más importantes de la ciudad de México (bueno, tampoco es para tanto).

Y es que parece que cada acción y declaración realizada por el presidente electo y su equipo, está siendo observada por todos y marcando la agenda nacional. Esto ha dejado al descubierto que la división de opiniones y la confrontación ideológica que caracterizó a la elección presidencial este año en el país continua durante este proceso de transición. Así, cada mensaje y decisión es cuestionada por los detractores del nuevo presidente, así como defendida a ultranza por sus seguidores.

El tema más reciente, la consulta para la construcción del nuevo aeropuerto de la ciudad de México, la cual ha causado gran revuelo entre los medios y la sociedad civil. Aunque si bien AMLO había anunciado desde la campaña electoral que tomaría esta medida, la fuerza de quienes están en contra y a favor se ha dejado sentir, sobre todo en redes sociales.

La obra que sería, quizá la más importante del sexenio de Enrique Peña nieto, está en el ojo del huracán, ante la posibilidad de ser cancelada o sustituida. Y es que el presidente electo ha manifestado que es una obra que no es viable, en términos de impacto al medio ambiente, así como en la manera en que fue planeada. Aquellos que están a favor del aeropuerto, al menos como el actual gobierno federal lo ha planteado, alegan la importancia y necesidad de tener un nuevo aeropuerto, necesidad apremiante en el país, además de que la obra muestra ya un avance de cerca el 30%, lo que representaría una inversión estéril en caso de concretarse.

Pero el aeropuerto en si no es lo único relacionado a este tema que ha causado polémica. El hecho de que el método para decidir sí esta obra continua sea a través de una consulta popular, también ha sido de gran controversia en el país. Y es que sin duda, la consulta popular para decidir una política pública federal, y más aún una obra de esta magnitud, no es común en México. Muchos lo ven con buenos ojos, como una manera de participación ciudadana directa en la toma de decisiones del gobierno, pero hay quienes piensan que el gobierno debe de decidir y ser responsable de sus decisiones, sin tener que consultar con la ciudadanía. Pero bueno, en la tradición de Andrés Manuel, al menos en el discurso político que lo caracteriza, el pueblo siempre tiene la razón, por lo que lo de la consulta popular era una decisión esperada y anunciada.

Pero independientemente de si el aeropuerto está bien planeado, si se continuará con la obra o se cancelará, el manejo de este tema podría marcar la tendencia con la que el nuevo gobierno federal se maneje en cuanto a sus grandes proyectos sexenales, y veremos por primera vez la verdadera relevancia que tendrán las consultas ciudadanas en el próximo gobierno, y es que ¿Todas las políticas públicas de relevancia pasaran por una consulta ciudadana? ¿O solo las herencias del gobierno federal saliente? O los temas de mayor polémica en la sociedad mexicana como son el aborto, la legalización de la mariguana o la adopción por partes de parejas del mismo sexo ¿Serán consultadas con los ciudadanos? ¿Acaso MORENA y Andrés Manuel pondrán al escrutinio público sus planes de gobierno? Esto parece poco probable y técnicamente poco viable. Ya lo veremos.

Lo que sí es seguro es que la fuerte división de opiniones políticas en el país continua, sobre todo de aquellos que están en contra de todo lo que el nuevo gobierno proponga, con una oposición por default y, casi siempre, con una agenda política-electoral (de grupo) específica; pero también de aquellos que siguen la palabra de AMLO como algo incuestionable y verdadero.

Y es que sin duda, la consulta ciudadana por el Aeropuerto marcará el ritmo del nuevo gobierno y como maneja sus grandes proyectos, en un país que ya se siente gobernado por López Obrador y su equipo, y en donde al parecer la prioridad del gobierno federal Priista es que ya sea Diciembre para poder bajarse de este barco.

Rodrigo Pacheco Peral

TW: @Pachecoperal

Leave a Reply